sábado, 13 de agosto de 2011

Del iPhone4 al Galaxy S2

¡Madre mía! Ya hace un mes que apagué mi iPhone4 a favor del nuevo Samsung Galaxy S2.

Voy a ser muy sincero, siempre lo soy os lo aseguro, pese a que en algún momento tenga que reconocer cosas que no me gusten especialmente.

Hubo dos motivos para pasarme al S2 desde iPhone4. El primero y más confesable es que estoy harto de las limitaciones artificiales de Apple en sus equipos con iOS. Enviar fotos y sonidos por bluetooth, imposible. Usar un archivo del iPhone con varias aplicaciones, imposible. Acceder páginas con contenido flash, imposible.

Pero lo que más me molesta de estas imposibilidades es que son artificiales. No hay una explicación razonable y lógica para que no se pueda hacer estas cosas.

El segundo motivo, más inconfesable, para pasarme al S2 fue... por Dios... he llegado a estar 6 personas en un ascensor y las 6 estar usando un iPhone4. Os prometo que es verdad. Y estar 4 personas en una mesa comiendo y los 4 tener el iPhone4. Demasiado para mi vena geek. Es que regalan el iPhone4 ya en los paquetes de los cereales del desayuno.

OK, ok, llámenme snoob o lo que quieran, pero no podía soportar ir con un móvil y que no me pregunten ¿ese cual es?

Así que pillé un S2 y apagué el iPhone4. ¿Cómo fue la migración? Piece of cake, dicen los americanos. De entrada, si has leído artículos anteriores, sabes que tengo todos los contactos, calendario, notas y tareas en la nube y que sincronizaba mi iPad y mi iPhone con Gmail. Así que la migración fue cosa de nada; simplemente al meter mi id de Gmail durante el proceso de instalación del S2 aparecieron mis contactos, mi calendario y mis tareas.

La sorpresa fueron las notas. El programa de Notas del Galaxy S2 no sincroniza contra las notas de Gmail. Es más en el Market no encontré ningún programa que funcionase bien que sincronizase contra las notas de Gmail. Probé varios y me montaron un buen lío con ellas. Al final tomé la decisión de pasarme a Evernote, el cual tenía password pero no lo usaba, y metí allí todas las notas. Buena decisión pues tengo Evernote en el iPhone, iPad, S2 y en la Blackberry del trabajo, además del acceso por browser que uso en el ordenador de sobremesa y en la Playbook.

Por lo demás fue buscar en el Android Market los programas favoritos e ir instalándolos. Ojo, no son programas que hacen lo mismo. No. Son los mismos programas del mismo desarrollador. En concreto instalé:

WhatsApp, Skype (ahora con vídeo en el S2), Twitter, IMDB, Facebook (con chat), Dictionay.com, ServiCaixa, AroundMe, Tango, Dropbox, BBVA Móvil, PhotoBucket, Bliquio, FourSquare, PhotoShop Express, GTasks, Google+, Angry Birds (normal, Seasons y Rio), Evernote, Traductor Google, Viber, SpeedTest, Shazam, CNN, Qik Video y SoundHound.

Todos esos programas eran los que más usaba en el iPhone e iPad. Todos ellos de los mismos desarrolladores. Todos gratuitos. En iOS las versiones completas de Angry Birds son de pago, en Android son gratis.

Algunos programas los he sustituido por otros. Por ejemplo Wikango, el avisador de radares que más uso cuesta casi 10 euros en Android y en iOS era gratis. Me instalé pues iCoyote. En Francia iCoyote es más usado que Wikango (que es el segundo), en España Wikango está muy extendido e iCoyote está entrando ahora. En Android iCoyote es gratis.

En el iPad mi navegador alternativo es iCab Mobile, que lo recomiendo al 100%. En Android mi navegador alternativo es Dolphin Browser HD que lo recomiendo también al 100%. En ambos casos por limitaciones de los navegadores que vienen de serie con iOS y Android.

Aun ando buscando reemplazo para PhotoPad que era la aplicación para retocar fotos en el iPhone/iPad, pero simplemente porque no me puse a buscar en Android Market y ellos no tienen versión Android.

Como veis el software no es la limitación. De hecho como digo uso exactamente las mismas aplicaciones.

Ahora, que es mejor y que es peor entre el iPhone y el S2. En mi opinión, doctores tiene la Iglesia, todo es igual de bueno o mejor en el S2 que en el iPhone4. OK, la pantalla del iPhone4 tiene más resolución que la del S2, pero como la pantalla del S2 es básicamente del tamaño de todo el iPhone4 tiendo a obviar ese tema. Pero hay un pero... uno solo. El uso de la batería.

La batería del S2 dura un suspiro comparado con la del iPhone4, y lo que es peor, después de un mes de uso aun no entiendo por que. O mejor dicho si, pero me cuesta reconocerlo.

La gente tiende a pensar que es por la pantalla que al ser de 4.2 en vez de 3.5 como la del iPhone consume más. No, eso no explica el problema. He realizado pruebas. El problema son las aplicaciones. Hay aplicaciones que de pronto comienzan a comerse la batería a pasos agigantados y en 3 horas te dejan sin batería. Pero al día siguiente, la misma aplicación no te causa problemas y es otra la que te vacía el equipo.

He perdido más tiempo viendo el problema de la batería que usando realmente el equipo. El problema es que pasa en muchos si no en todos los equipos de Android, y tiene que ver, pienso yo, con el tema del desarrollo.

Hay mucha gente desarrollando para Android, y no se yo exactamente las pruebas de calidad que realicen. En Apple sabemos que cuando suben una aplicación a la AppStore, tardan tanto, porque podemos estar seguro de que no hacen cosas raras (como robarte los contactos) y no afectan al rendimiento del equipo. En el Android Market esto se garantiza menos. Pero además tenemos el problema de la fragmentación. Los desarrolladores para iOS prueban el programa en todos los equipos posibles... vamos tres o cuatro, pero los desarrolladores de Android no. No sabes nunca si el programa en un Galasy S con Android 2.2 va a funcionar bien y en un LG Optimus 3D con Android 2.3 va a vaciar la batería.

Curiosamente en el iPhone y en el iPad se me dan más casos de aplicaciones que se cierran a saco mientras las uso que en Android. ¿Motivo? La escasez de memoria en los equipos iOS... vamos la tacañería de Steve Jobs.

Pero La verdad es que lo de la fragmentación es un problema. Oyes de un programa interesante y vas al Market y puede que no lo encuentres pues no está disponible para tu equipo. O puede que lo encuentres y que en tu equipo haga cosas que en otro no nace. Caso del vídeo de Skype, por ejemplo.

Pero al final, tu llegas y cargas los archivos en tu Android conectándolo a un puerto USB y subiéndolos sin necesidad de tener el iTunes y pedir permiso a Jobs para poder instalar un programa. En Android encuentras el APK fuera del Market y si quieres y te atreves lo instalas.

Tienes tus widgets en pantalla que te informan de un vistazo de los temas. Tienes un sistema de notificaciones que informa sin pararte las aplicaciones. Tienes libertad.

¿El precio? La batería y la fragmentación. De momento estoy dispuesto a pagar ese precio por poder hacer lo que me da la gana con mi teléfono.

Tu decides... gracias a Dios en este mundo tenemos elecciones y puedes llevar el equipo que quieras. Bueno no, si vas con iOS es el que quiera Apple que lleves. En Android decides tu que teléfono quieres tener, caro, barato, blanco, negro, grande, pequeño, con cámara, con dos cámaras, sin cámara... lo que TU quieras.

Resumen. Feliz con mi nuevo teléfono y procurando estar siempre cerca de un enchufe.

Publicar un comentario